Gisela Pulido
615
post-template-default,single,single-post,postid-615,single-format-standard,theme-stockholm,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.2.1,woocommerce-no-js,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,popup-menu-slide-from-left,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Gisela Pulido

Gisela Pulido

Artículo publicado en la revista AgendaSport Campo de Gibraltar nº 1, marzo de 2019.

La campeona del mundo con alma tarifeña.

Entrevistamos a la campeona del mundo más joven de la historia del Kitesurf Freestyle, que ahora se enfrenta a nuevos retos.

Gisela Pulido, diez veces campeona del mundo de Kitesurf Freestyle. Se dice pronto, y por tu precocidad se puede pensar que así fue, pero nadie es campeón del mundo sin un entrenamiento y una dedicación especial y constante.

¿Recuerdas ese primer campeonato del mundo en el año  2004, cómo te preparabas para la competición con tan sólo 10 años? 

Es imposible recordarlo todo con 10 años, pero si que guardo en mi memoria momentos de cuando empecé a practicar kitesurf con 8 años, de las primeras competiciones, de los viajes alrededor del mundo… Mi vida cambió drásticamente cuando mi padre y yo nos vinimos a Tarifa para poder dedicarnos profesionalmente al kitesurf, esa fue la primera decisión que tomamos para poder embarcarnos en esta aventura.

Recuerdo las largas horas de entrenamiento en la playa después del colegio, pero también las primeras victorias en la copa del mundo.

¿Cómo te sentías en las horas previas? ¿al ver a los demás competidores, más mayores y con más experiencia qué pensabas?

Realmente cuando eres un niño no eres consciente y no te das cuenta de ciertas cosas. Yo solo recuerdo las ganas que tenía de competir y enfrentarme a las demás rivales para demostrar quien era la mejor, pero no pensaba en que eran más mayores o en si tenían más experiencia. Solo quería disfrutar y pasármelo bien en el agua.

Después te mudaste a Tarifa para poder entrenar más y mejor ¿en qué medida crees que esto te ayudó a conseguir los siguientes títulos?

Tarifa ha significado una parte fundamental tanto en mi carrera deportiva como en mi vida personal. No solo por las condiciones idóneas y variadas que tiene para practicar kitesurf, sino por ser la capital de este deporte, un sitio clave al estar en Europa y cerca de todos los destinos donde se celebraban los campeonatos, por estar cerca de mi familia en Barcelona, por el estilo de vida, y mil cosas más… 

Supondría un sacrificio enorme separarte de la familia y de tus raíces siendo una niña ¿no?

No fue nada fácil. Para un niño siempre es difícil separarse de su madre, pero siempre tuve el apoyo de todos. Siempre que podía visitaba a mi madre en Barcelona o ella venía a Tarifa. Han sido situaciones que se han dado de esta forma, pero que tampoco las cambiaría. Me han hecho la persona que soy hoy en día y también la relación tan sana y fuerte que tengo tanto con mi madre como con mi padre.

Desde los 10 años en Tarifa. ¿Se podría decir que eres tarifeña de adopción?

Totalmente. Me siento tarifeña, gaditana, andaluza y española. Mis raíces están aquí, mi personalidad también se ha forjado aquí. Aunque haya nacido en Barcelona, me siento del sur. Además, me han acogido desde el primer momento y ahora me siento muy afortunada de poder ser hija predilecta de Cádiz.

Y después de tanto tiempo, ya con 25 años ¿ves en ti, tu personalidad muy marcada por la forma de vida tarifeña y andaluza?

Así es. La vida es un equilibrio entre el trabajo, el esfuerzo, la disciplina…, pero también el saber disfrutar de todos los momentos, de la naturaleza, del deporte, y sin duda, el estilo y forma de vida que hay en Tarifa es lo que me hace sentir bien.

Diez veces campeona del mundo y ocho consecutivas desde 2004 a 2011.

¿Qué crees que era lo que te hacía ganar siempre?

 ¡Es muy difícil contestar a esta pregunta! No creo que sea una cosa en concreto, sino un conjunto. 

La preparación técnica, física y mental, la experiencia en competición después de los años compitiendo, la competitividad y exigencia en hacerlo cada vez mejor, pero sobre todo el equipo que hacía con mi padre.

¿En algún momento sentiste bastante superioridad con tus rivales o siempre pensabas que lo tenías difícil para volver a ganar?

Siempre hemos sido 3 o 4 chicas las que hemos estado peleando por el podio. Había diferencia técnica entre nosotras y el resto de las mujeres que competían, pero siempre estábamos luchando por ver quien era la mejor, y no era nada fácil. La mayoría de veces ganaba por muy poca diferencia de puntos y era al final del año cuando se decantaba a mi favor.

En 2012 y 14 no pudiste conseguirlo, pero cada año te sobreponías y terminabas ganando el siguiente mundial. La fortaleza mental también es muy importante en la competición. ¿Haces algún tipo de rutina de entrenamiento mental?

La fortaleza mental lo es todo. Si tienes una buena preparación técnica y física, pero la cabeza no funciona, es muy complicado que llegues a conseguir tu objetivo. Pero del mismo modo que si tu mente está al 100% y no te has preparado las maniobras y la fuerza, tampoco llegarás. Es un equilibrio. 

Después del mundial de 2015, decidiste tomarte un descanso. ¿Echas de menos algo de estar ahí, en la exigencia constante de la competición?

Uno de los motivos por los cuales decidimos tomarnos un tiempo fuera de la competición fue por la rutina de hacer lo mismo desde los 10 años. Ahora es lo que más echo de menos. Es difícil llevar una vida estructurada cuando no tienes campeonatos. Ahora me dedico a buscar olas grandes por el mundo, y estoy entrenando para ello, pero nunca sé cuando va a suceder. Por otro lado, estoy preparando un cambio de disciplina hacia el “hydrofoil” que será olímpico en 2024, y pronto volveré a la competición.

Ahora te enfrentas a nuevos retos. El “Big Wave Challenge”, kitesurfear las grandes olas, ¿se puede decir así kitesurfear o surfear con kite?

Así es, surfear con el kite. De momento he surfeado “jaws” en Maui, Hawaii, pero todavía me queda enfrentarme a las olas de Fiji y Polinesia Francesa.

¿Qué hizo que te decidieras a enfrentarte a este reto?

Me gustan los retos contra mi misma, contra la naturaleza. También salirme de mi zona de confort, el cambio de disciplina… Soy una persona muy inquieta en este sentido y no me gusta lo seguro. Podría haber continuado compitiendo, pero decidimos tomar un camino diferente lleno de obstáculos, pero muy gratificante a la vez. 

¿Cómo entrenas para navegar olas de 30 metros? No puedes entrenar siempre que quieras porque no siempre se dan las condiciones ¿cómo es eso?

Natación, yoga, apnea… como parte física y mental. E intentar viajar a lugares con olas grandes para estar allí en el momento en el que ocurra. ¡Pero no es fácil!

En este reto el peligro es enorme, el miedo es algo que hay que controlar ¿cómo lo trabajas?

El miedo es algo que siento cuando veo que no estoy preparada o estoy haciendo algo fuera de mis posibilidades. La preparación que he llevado a cabo me ha hecho estar muy tranquila y concentrada. Es cierto que da miedo surfear jaws, pero si has trabajado, no lo da tanto. Aunque la adrenalina que sientes siempre está ahí.

¿Qué te espera en los próximos meses?,¿el gran reto es Nazaré?

Nazaré está aquí al lado, como quien dice… Pero a la vez muy lejos. Es otro nivel, otra ola, otro mar. Todavía me queda mucho trabajo por hacer y mucha experiencia que ganar.

¿Y después? el kite surf será deporte olímpico por primera vez en París 2024. ¿Te veremos allí?

Me encantaría. Ir a unos Juegos Olímpicos en representación de mi país es lo que más feliz me haría, sin duda. Para ello toca de nuevo muchos cambios en mi vida, cambio de disciplina, cambio de entrenamiento, cambio de material. Tengo muchas ganas de empezar con este reto.

¿Requeriría un entrenamiento específico con antelación? 

Es cierto que todavía quedan muchos años para los Juegos, pero cuanto antes empiece a entrenar, mejor preparada estaré. Así que este año empiezo a competir en algunos campeonatos para ir adaptándome a este cambio de disciplina.

¿Supondría para ti una especie de culmen conseguir una medalla de oro olímpica para España?

Solo con el hecho de ir a unas Olimpiadas ya sería increíble. Pero si puedo conseguir una medalla, no tendría palabras para expresar lo que sentiría. Tengo muchísimas ganas de afrontar este nuevo reto con todos los sacrificios que conlleva.

Gisela, muchas gracias por dedicarnos  tu tiempo y  atender a AgendaSport en esta entrevista.

Para mí ha sido un placer colaborar con vosotros. Os felicito por vuestra iniciativa en pro del deporte y los deportistas de la comarca.

Artículo publicado en la revista AgendaSport Campo de Gibraltar nº 1, marzo de 2019.